sábado, 26 de diciembre de 2009

La vida como un calcetín.

Donde hasta hace apenas una semana había una casa ordenada, escrupulósamente limpia, silenciosa, con apenas la luz de una bombilla por las noches y un sofá donde subir los pies ahora hay desorden, migas de pan por todos lados, interruptores que se encienden y apagan, llantos, risas y un sofá lleno de cachivaches.

Ha sido como darle la vuelta a un calcetín. Lo de atrás para adelante y sin anestesia. Menos mal que donde hay primeriza impaciencia masculina hay toneladas de paciencia femenina para capear situaciones a pares que se nos vienen encima sin saber, muchas veces, como reaccionar. Porque no es fácil. Un niño un rato es una cosa, pero dos niños todo el rato es otra bien distinta. La palabra que más hemos escuchado en estos primeros días tras aterrizar de nuevo en la isla ha sido "paciencia". Paciencia, paciencia, paciencia, paciencia....respira y cuenta hasta cien.

Los niños, no obstante, están estresados y más mosqueados que un pavo en Nochebuena: "¿pero quién diablos son todos estos blancos que intentan achucharnos, que nos zarandean, nos dan paquetitos y que se empeñan en que los llamemos tio, tia, tita, tito y demás memeces?". Si yo fuera objeto de tanto agasajo en apenas un puñado de días también pondría cara de "sáquenme de aquí" y me pondría a berrear como un poseso. Cómo se nota que en casa se encuentran seguros y tranquilos.

Me dice Idoia, de Gallarta (Vizcaya), que su nieto eusko-etiope está para "comérselo con patatas". Yo a los mios también me los comería (con papas, en este caso)....y luego me preguntaría el porqué no lo habré hecho. Pero cuando se acercan, te sonríen y te llaman "papi" con esas vocecitas....el abajo firmante duro e impasible se transforma en un tipo blando.

El lunes vuelve la rutina del trabajo.

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Feliz Navidad.

A todos los que se pasan por aquí a diario, a los que conozco y a los que no, les deseo una feliz navidad en compañía de los suyos y del recuerdo de los que ya no están.

lunes, 21 de diciembre de 2009

De vuelta.

Pues si, ya estamos de vuelta. Ha sido algo más de una semana muy intensa en todos los sentidos, sobre todo en el sentimental. Ahora, que por fin duermen, hemos tenido tiempo de encender los ordenadores y saludar de nuevo al mundo. Cuando tenga un rato contaré, más que emociones, impresiones sobre ese desconocido país llamado Etiopia donde, quién sabe, un día volveré. Simplemente diré que me resultó fascinante.

Gracias a todos los que están ahí, detrás de la pantalla. A Colorín, porque es la mejor madre del mundo. A todas las tías, reales o postizas, por el apoyo recibido desde el primer día, con agradecimiento especial (como no) a una real (mi "hermanilla de plátano" ) y a una postiza (Tita O. y cuasiconsorte). Gracias a J., por echarme una mano con los juicios que dejé pendiente a toda prisa (ya eres abogado sindicalista, perraca...); a L., a JAM, a R., a Checo, que seguro que se han asomado por aquí estos días en busca de las novedades que no llegaban; a la abuela de Gallarta (a quien le susurro al oído -para que nadie nos escuche- que tiene un nieto precioso y una hija y un yerno que se portaron maravillosamente bien con nosotros en las pocas horas que coincidimos); a G. y MJ, compañeros murcianos de viaje, porque a cambio de servirles de intérprete nos sacaron de un hotel infernal en Addis....

Especial mención de agradecimiento a Turkish Airlines, por hacernos más soportable el viaje de vuelta al no embarcar rumbo a Madrid 2 maletas y hacer un viaje a Tenerife ligerísimo (excesivamente) de equipaje.

Gracias, en general, a todos los que siguen este blog. Aquí estamos para lo que haga falta.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Hasta pronto.

Lo que son las cosas. Ayer escribiendo de hijoputadas (por cierto, espero me sepan perdonar por el tono usado) y hoy anunciando que mañana por la tarde saldremos rumbo Madrid para empezar un nuevo futuro. El sábado, a eso de las 12:25 horas, si ningún controlador aéreo se pone enfermo, la compañía Turkish Airlines anuncia la salida del vuelo con destino Estambul y, unas 7 horas más tarde, rumbo a Addis Abeba, donde llegaremos la madrugada del sábado al domingo.

Volveremos el 21. Vamos 2 y regresaremos 4.

No me echen mucho de menos.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Hijoputismo.

Llevo en este negocio de la abogacía once años. Empecé en un despacho en la lagunera Calle Herradores, donde su titular me inculcó, quizás de manera inconsciente, valores profesionales como la honestidad. Luego, una buena mañana de abril de 2000 me encontré con una tonga (pila) de carpetas encima de una mesa de sindicato donde, sin idea de derecho laboral, me enseñaron que "cortando huevos se aprende a capar". Casi tres años más tarde di con mis huesos en un despacho colectivo, en expansión, donde me encontré a gusto al principio hasta que el hijoputismo empezó a llenarme el buche, con riesgo a perder la honestidad y el gusto por mi trabajo. Llevo dos años como autónomo-sindical, viviendo épocas más tranquilas y otras más convulsas, pero feliz y contento en la medida de lo que cabe.

En once años de ejercicio he defendido grandes multinacionales y al último mono de la cadena laboral; he despedido a humildes padres de familia y he atacado monstruos empresariales. Me he encontrado con gente humilde, gente prepotente, pobres, muy pobres, ricos, decentes e inmorales. No puedo estar orgulloso de todo lo que he podido hacer.

Pero lo de hoy jamás me había pasado en estos repetidos once años. Porque si de algo no se me puede acusar es de falta de profesionalidad y, por ahi, no paso.

Supongamos que se llamaba Maria la señorita que pasó por, pongamos, una oficina radicada en el sur de la isla en, pongamos, el mes de agosto de este año. Un despido de manual. Dos y dos, cuatro. A Maria, con toda su cháchara esquizoide, se le trató igual de bien, o de mal, que al resto de personas que pasan semanalmente por esa oficina. Ni sus modos, ni sus formas, ni su titulación, ni su caso, ni nada iba a hacer que tuviera un trato preferencial. Si algo tengo por norma es que en mi trabajo todos los asuntos que llevo son iguales y merecen el mismo trato. Ni más, ni menos.

Pongamos que a la tal Maria se le cita la tarde un lunes, diez días antes de su juicio, se habla de su tema, de cómo se prevé que se desarrolle el juicio y se le dice que, existiendo una posibilidad de suspensión del juicio porque su abogado quizás (y sólo quizás) no estuviese en la isla para ese día ,y de que quizás (sólo quizás) la empresa le llamase para llegar a un acuerdo (ese que hoy quería y mañana no), o bien podía darse una suspensión, o un arreglo antes del juicio.... o simplemente nada de nada, quedando en este último caso el día y hora del juicio en el lugar habitual. "Si no te llamo de aquí al viernes, nos vemos el miércoles en Santa Cruz", terminó la conversación.

Hoy miércoles, a las 11:05 horas, se ha presentado en el Juzgado la tal María. A mis buenos días ha contestado con una retahila de improperios: que si le habían avisado esta misma mañana del juicio (se le había hecho una llamada de cortesía y recuerdo de hora y lugar), que si esto no es serio, que si no eres un profesional, que si esto estaba suspendido, que si quiero nosecuántosmiles de euros (muy por encima de a los que podía aspirar), que si tengo-un-amigo-abogado-que-me-dice-que-esto-no-es-así-sino-asá, que si te voy a demandar, que si no tienes preparado el juicio porque no me has llamado para prepararlo, que si ya tienes pactado un arreglo con la empresa a mi espalda (que me había hecho un ofrecimiento pendiente de trasladar a la sujeta), que si tal y que si pascual.....Hey, hey, hey....para el carro, jaca.

Hija de la grandísima. Viene tarde, con su amigo-abogado (que se esconde como una rata), me parto los cuernos redactando la demanda, paso cuatro días preparando su juicio, buscando sentencias, reuniendo documentación, notas del registro mercantil, estudiando todas las excepciones habidas y por haber, trabajo como un cabrón.....y esta pedazo de escoria me dice lo que me dice.

Lo mejor, una de sus frases, que escuchaba impávido pero intentando mantener la dignidad: "es que en mi ciudad estas cosas se hacen de diferente manera", dijo con su prepotente acento penínsular de lugar indeterminado. ¿En tu ciudad? ¿Me estás diciendo que en "tu ciudad" las cosas se hacen mejor? Jamás me dirigo así a nadie, pero tengo que confesar que tuve que morderme la lengua para no decirle "pues vete a tu ciudad, goda de mierda".

Porque María es la típica goda que llega a Canarias, a mil kilómetros de su pueblo de boina y garrote, para trabajar en algo para lo que no sirva en "su ciudad" y que viene a dar lecciones a mi, pobre abogado "de provincias" con aspecto de moro, de lo mejor que ocurre en "su ciudad", la cual, por cierto, puede meterse por el culo. Dicho esto, que me disculpen los penínsulares (muchos) que leen este blog, a los que quiero, aprecio y admiro.

Por primera vez en once años, he renunciado a la defensa de alguien. A la vista del show de la pava paraoica lo mejor es quitarse de enmedio, eso si, de manera más decente que el pobre mamón amigo-abogado que la acompañaba (según confesó al abogado de la empresa) y que se escondió para que el marrón no le cayera de sopetón. Otro de esos hijos de puta a los que les gusta joderles el alimento a un compañero. Seguro que luego se llena la boca de corporativismo. He entrado a la Sala, he explicado la situación y se ha hecho un acta donde la individua empezó a escupir sandeces ante la mirada de una jueza que me miraba con gesto de "joder, la que te has quitado de encima, chaval". Eso si, un agradecimiento al compañero de la otra parte, un caballero que en todo momento se prestó a lanzarme un capote.

Ya sé que son gajes del oficio, pero a mi, sin un sólo reproche, queja, demanda, querella o lo que sea en mi carrera profesional, el asunto me ha afectado. Los niveles de hijoputismo están llegando a algo que jamás pensé que llegarían.

A la tal Maria le deseo lo mejor. Que gane el juicio, que le den mucho dinero, que pague a su amigo-abogado y que vaya ahorrando para pagarme las costas que le voy a reclamar, hasta el último céntimo, por el trabajo realizado hasta el día de hoy. Se va a cagar, la goda.


PD: Por cierto, teniendo en cuenta de que el nombre de la susodicha es ficticio, que no he revelado de qué va su asunto, ni la empresa implicada, ni el juzgado, sino una situación de pasillo, espero que otra vez no me acusen de vulnerar el secreto profesional. Ah, no, que Copito ya no pinta nada en esto.

martes, 8 de diciembre de 2009

Crónica acelerada de un puente improductivo.

Hoy martes fui a comer a casa de mi suegra. Ayer lunes trabajé, tanto en el despacho (por la mañana), como en casa (por la tarde). El domingo por la tarde fui al fútbol. Entre medio, durante el resto de horas de estos cuatro días, me llena de orgullo y satisfacción ("odgullo y zatifazión", que se dirá el día 24 por la noche en televisión) poder decir que no he hecho nada. O por lo menos no recuerdo haber hecho nada de provecho. Es lo que llamo tocamiento masivo de gónadas másculinas.

Paso las horas, no obstante, intentando que pasen rápido y, con ellas, los días de espera que aún nos quedan hasta que recibamos la llamada telefónica de la partida. Ante el panorama de incertidumbre respecto a la fecha del viaje (nos avisarán con 48 horas de antelación), y con las maletas ya detrás de la puerta, he optado por suspender un par de juicios del viernes. Por si acaso, que nunca se sabe.

Esta noche, sabiendo que mañana es el primer día laboral de la semana y que, por tanto, es el primer día potencial de recibir la llamadita, he empezado a sentir nervios de verdad. Entre nosotros, y ahora que nadie nos lee, meterme unas 14 horas de vuelo no es plato que me agrade. Pero el fin justifica los medios.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Dame paciencia (II)

Cuando el día empieza dándote cuenta que esa comparecencia en el Juzgado que tenías anotada para las 9:15 de la mañana estaba realmente señalada para las 12:15, o te lo tomas con filosofía, o te rompes la cabeza a golpes. Opté por lo primero. Aprovechemos la mañana: suspendamos un par de juicios ante la inminencia del viaje.

"Venimos a suspender de mutuo acuerdo", dije con mi encanto social psicológicamente diagnosticado.

"¿Y cuál es la causa de la suspensión?".......Tócate los cojones. La miré por encima de las gafas, gesto torcido. "Pues un mutuo acuerdo, la propia palabra lo dice", le comenté. "Pues a ver si su señoría te la concede", respondió. Pues a ver si te vas a tomar por culo, pensé en decirle.

Cumplimentado el trámite, y con ánimos de repetirlo en otro Juzgado, las dos funcionarias que fingían tratar algún no-interesantísimo tema entre ellas, mientras evitaban todo contacto visual con servidor, me remiten a otra tercera funcionaria que, faltaría más, no estaba. Tras 15 minutos de espera firmamos el acta.

Al rato apareció P. por el Juzgado. Traje con chaleco: coño, hoy tiene juicio importante. "Me he enterado de lo tuyo, felicidades", con sonrisa de medio lado. Vete a la mierda, gilipollas.

Una de la tarde. Avenida Tres de Mayo colapsada por una concentración de taxistas y conductores de guaguas del servicio público pidiendo apoyo para su sector. Los mismos que te echan la guagua encima para que les dejes pasar, los mismos que te dan un viaje turístico por Santa Cruz para hacer un recorrido de 5 minutos, cuyos taxímetros corren aún con el coche parado en un semáforo, cuyos coches apestan en su gran mayoría.....esos pidiendo la solidaridad de sus conciudadanos. Mire: cuando sea más amable, más barato y más honrado, me avisa.

Cruzado el paso de peatones de El Corte Inglés, con aire ausente, sólo pensando en lo que tardaría en cruzar la ciudad en coche, se me acerca un manifestante, me entrega un pasquín y, sin ton ni son y aire de chulo de volante me suelta "Como te veo tan así.....toma, pa que leas". "Pa que lea tu puta madre", mascullé entre dientes mientras convertía el panfleto en una bola de papel que se perdía en las profundidades de la bajada del parking del intercambiador.

Casi sin solución de continuidad, ventanilla de registro de entrada de escritos del Palacio de Injusticias. Cartel pegado en la cristalera: "Las copias de los escritos deberán estar debidamente grapados". Lo que no me esperaba era la pregunta absurda de la de detrás de la ventanilla: "¿Con cuaĺes me quedo?". "Pues con los que están grapados, como dice el cartelito". "Es que todos están grapados.....". Claro, tornillo-rosca-chapa, si quieres presento documentos de tres folios unidos por una puntada de hilo.

Menos mal que la tarde fue ligera, de esas de acabar pronto y refugiarse en casa temprano. Lo peor será mañana volverse a encontrar con personajes de éstos....o peores.

sábado, 28 de noviembre de 2009

El futuro de la hoja parroquial.

Aunque el primero artículo de este blog date del 5 de diciembre de 2006, la realidad es que desde algunos meses antes ya venía escribiendo y publicando. Pero como, un mediodía de octubre de 2007, me amenazaron con llevarme ante los Tribunales si no eliminada el blog y su contenido, la subida testicular a la altura del gaznate en ese momento hizo que apretara el botón "si" en la opción "¿desea eliminar este blog?". Poco más tarde me dediqué a intentar salvar todo lo salvable, volviendo a la blogosfera.

Así, este blog tiene unos tres años y medio. Durante ese tiempo he contado mis cosas y las de los demás, he opinado de política, de personas, del mundo de la abogacía y de quienes les representan, de la justicia, del fútbol, de la música, de la vida. Me ha hecho perder un trabajo, me ha enemistado, me ha devuelto la vida, me ha hecho conocer a gente. He pasado de ser un proyecto de profesional abyecto a uno humilde. Me he convertido hasta en padre, en este tiempo.

¿Qué futuro le espera a este blog? No lo sé, sólo que es incierto. Doy por hecho que la nueva vida que nos espera hará cada vez más dificil que me refugie en él. Quizás, durante las próximas semanas se convierta en un cuaderno de viaje, contando experiencias y sensaciones de un largo viaje. Ahora podría convertirlo en una filial del blog Colorín, contando lo bonito que ha quedado el cuarto, que les he comprado los uniformes del Tenerife, lo difícil que es elegir tallas a ciesgas e intentar suspender una docena de juicios. Pero, no, la larga sombra del abandono cierne sobre él.

Quizás lo mejor sea cerrarlo. Pero si lo hago, será a lo grande.....Ya estoy amenazando.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

VOY A SER PAPÁ (bueno, SOY papá)

De dos preciosos niños etíopes de 3 y 1 años. Estoy pletórico.

Esto es lo primero que se me ocurrió escribir, a modo de telegrama, al poco de que, a eso de las 11:30 de un miércoles 25 de noviembre de 2009, Cris me llamara por teléfono. Tragué saliva, apreté el botón verde del móvil y escuché "¿Alguna vez te han llamado papá?"

A partir de ahi, fue imposible seguir sentado delante del ordenador preparando ese anodino juicio de sanción por un quítame-allá-esas-pajas. Ya lo dice mi padre: a tomar por saco el piano y el que lo toca. Tranvía rumbo a Santa Cruz para reunirme ipso facto con la radiante mamá.

Sisay tiene 1 año y 3 meses. Casi un bebé aún de mofletes regordetes y pelo alocado. Tamagne tiene 3 años y 3 meses y mirada traviesa, de esos que ves por primera vez y piensas "vaya angelito".

De repente todo va a cambiar. Casi no habrá tiempo para tener un aterrizaje suave desde la nube en la que nos hemos instalado desde las horas del mediodía, porque en 15 o 20 días estaremos viajando para que esa foto que ya preside el mueble del salón tenga pulso.

Seguiremos informando.

La frase del día.

"Me han dicho que eres muy simpático a pesar de lo hijoputa que aparentas ser."

sábado, 14 de noviembre de 2009

A un hermano.

Apenas nos conocíamos de vista y de repartir patadas en partidos de lunes en una cancha del barrio de La Salud. Una mañana, en el Palacio de Injusticias, y cuando ya habíamos trabado cierta relación, le conté que era la persona que andábamos buscando para cubrir un puesto. Buen sueldo, posibilidad de proyección y formar parte de lo que por entonces era un grupo joven y bien avenido. Un septiembre de hace tres años se subió al barco. Compartimos espacio de trabajo, risas, enfados, confesiones y amistad. Dos casi desconocidos que se convertían en amigos. Un mediodía del mes de octubre de hace dos años nos separamos laboralmente, que no espiritualmente, manteniendo durante este tiempo nuestros secretos, nuestras alegrías y nuestras frustraciones.

L. siempre me repite la misma frase machacona: "Tu ahí no pintabas nada". Y sabes que la frase también puede ser extrapolable a ti. Eres una persona buena rodeado de alguna mala persona. Eres uno de los pocos nobles que quedan nadando en un mar de maquiavelos y tartufos, de los que hacen del "todo vale" su bandera. Un tio con valores, personales y profesionales, en un mundo de tiburones. Definitivamente, tu ahí no pintabas nada y, en parte, tengo yo la culpa de que hubieses acabado ahí.

Hoy he leido en el Facebook de un compañero tuyo "Nos quedamos huérfanos....muchas gracias por todo" y me he dicho a mi mismo: por fin ha dado el paso. Tu vales mucho. Qué coño mucho, muchísimo. Ahora empieza tu momento y sabes que puedes contar conmigo, porque yo contigo voy al fin del mundo y más allá.

PD: Ole tus cojones.

jueves, 12 de noviembre de 2009

Dia de cumpleaños.

Mis padres a punto estuvieron de bautizarme como Diego, ya que nací en día de la víspera de la lagunera y estudiantil celebración de San Diego del monte, con la causalidad de que mi padre se crió en el barrio del mismo nombre de La Laguna. Sin embargo, Francisco era el nombre que le gustaba a mi abuelo materno, al que nunca conocí y que nunca me conoció, y Francisco me quedé. Ahora, además de Francisco Javier, soy Francisco para cosas del trabajo, Fran para los amigos, Francis para la familia de mi madre, Javier para Ana, funcionaria de social 1 y Paco para los que quieren pasarse de confianzudos y no saben que odio que me llamen así.

Esta mañana, cuando aún dormitaba en la cama, Cris me dejó su regalo encima del vestidor del dormitorio. Aunque la noche antes me habia dicho que se había olvidado de comprarme algo, el ruido de papel de regalo de color azul que cubría, no envolvía, la caja le delató a primera hora. Entre las 8 y las 9 una decena de sms de felicitación, familia y amigos. Entre las 10 y las 12, tanatorio municipal de injusticia.

El segundo regalo del día me lo dió una pulga. Tengo sangre de perro. Si no, no se entiende porqué cada vez que una pulga ronda algún jardín, algún animal (cuadrípedo o bípedo) o cualquier esquina, se me agarra a los tobillos y me masacra sin perdón. Y como llevo unos días siendo prensa de un ataque pulguil y detecté enseguida un desagradable picor en el tobillo derecho, acompañado de un sarpullido sonrosado, me fui corriendo al baño del tanatorio.

Allí, sin un zapato y sin un calcetín, vi como un bicho de color castaño saltaba, haciendo tres saltos parabólicos, al suelo, escondiéndose detrás del retrete. Salí del receptáculo aún sin zapato, mientras un segurita entraba a, supongo, miccionar. "¿Qué estará haciendo este tio con un pie descalzo?", supongo que se preguntaría. Entró y cerró la puerta donde le aguardaba una hambrienta pulga marrón: lo siento por él.

Tercer regalo: mi madre me invitó a comer sus archifamosos (al menos para mi) pimientos rellenos más tarta conmemorativa del evento. "¿Eres madrero?", me preguntó L. (quién si no) esta mañana. "No, hay semanas en las que pasan los días y ni la veo ni la llamó", contesté. "Entonces, ¿odias a tu madre?", replicó. "Una madre es sagrada", respondí.

Por la tarde, llegó lo que L. (otra vez) ha denominado "la guitarra" (ver post más abajo), instrumento que me dediqué a afinar y poner a punto entre 8 y 9 de la noche. Luego, cena y vegetación.

Las 22:54.....creo que me voy a la cama. Mañana empiezo a descontar para los 36.

domingo, 8 de noviembre de 2009

.ic : idiotas comunes.

La política está mal. La canaria, peor. Es dificil hacerle entender a alguien que no viva en las islas lo qué es la política canaria, con sus castas, con sus familias, con su corrupción latente y silenciada por los medios de estómago agradecido. Aquí nunca pasa nada y pasa de todo. Dos millones de habitantes. 250.000 desempleados, probablemente la tasa más alta de todo el estado.

Sin embargo, el Parlamento de Canarias, tan sensible a los problemas de nuestra sociedad, se presta a debatir un asunto de vital importancia para el conjunto de habitantes de la región: la creación de un dominio web .ic. O sea, que los padres de la patria canaria van a debatir si existe la necesidad o no de crear un sufijo para las páginas webs canarias al estilo .com, .es o puntoloquesea. De entrada, el Gobierno de Canarias optó por el .org para sus webs: claro, el .es ni de coña, que "semos" nacionalistas.

La interesante propuesta sale de las lacadas uñas de la tal Dulce Xerach Pérez, otrora consejera de Cultura del Cabildo de Tenerife, al que llegó por ser la novia del hermano del anterior presidente del gobierno canario y anterior presidente del Cabildo Insular. Méritos profesionales no se le conocen, seguramente porque tras salir de la facultad de derecho se dedicó a estirar la teta pública a los veintipocos y, como es normal, nunca tuvo la decisión de trabajar.

Pide en su blog (proscrito, según ella por ser crítico con su partido y con el gobierno ¿??¿?¿?¿) que le den razones a favor y en contra de implantar el dominio .ic, para poder llevarlas al parlamento. Participación ciudadana o falta de argumentos propios, cualquiera de las dos sirve.

Y este ha sido el comentario que le he dejado. A ver si lo publica....

La principal razón para debatirla es que usted por fin podrá justificar su sueldo público con una auténtica tontería. Hay desempleo, corrupción, una educación bajo mínimos, listas de espera.... pero usted se interesa por crear un dominio web para que, por fin, el gobierno de Canarias tenga un .ic en lugar del .org que usa (por supuesto, el .es, ni en pintura).

Dedicar el Parlamento de Canarias, dedicar a que 60 personas se sienten a votar esta solemne tontería sólo es un reflejo más, uno más, de la incompetencia de la clase política canaria y, mucho peor aún, de la que goza la casta ática neo-nacionalista. Nacionalistas del euro, afirmo.

Estimada señora: ni una mala palabra, ni una buena acción. Así es su paso por la política autonómica. Más o menos como cuando se paseaba,a modo de pasarela, por la política insular.

No voto a ningún partido. No milito en nada más que en mismo pero, reflexione: si parte del sueldo como parlamentaria tiene que ganárselo a fuerza de proponer propuestas absurdas y carentes de interés, que no cubre las necesidades de una población con casi un 25% de desempleo, con necesidades, sin futuro a corto plazo, creo que debería pensar muy seriamente dejar la política y dedicarse a la cosa privada donde, propuestas y trabajo como el suyo, lo único que haría es mandarla a engordar la lista del paro.

martes, 3 de noviembre de 2009

¿Realidad o ficción?

Intenta completar un sudoku

Un funcionario lleva desayunando desde febrero.

Hace nueve meses que Frederic Sants, auxiliar administrativo de la Generalitat de Cataluña, no regresa a su puesto de trabajo. El motivo no es una baja laboral ni un despido: según parece, salió a desayunar el 3 de febrero del año en curso y todavía no ha vuelto. Aún permanece en el bar Sky, muy cercano a su oficina, sentado en la barra y comiéndose un bocadillo de jamón.

Más en la web www.elmundotoday.com

lunes, 2 de noviembre de 2009

Vamos a ser papás.

Aún falta un trámite jurídico-administrativo. Aún falta un largo viaje de ida y vuelta. Esta mañana nos lo han dicho: nuestro expediente de adopción ha concluido con la asignación de dos niños, uno de 1 año, otro de 3 años. Etiopía queda tan lejos, pero hoy, a la vez, tan cerca.

Alegría y miedo. Nervios y responsabilidad.

Como bien saben mis 5 o 6 lectores, creo que nunca habia escrito sobre ésto. No sé porqué, ya que era de dominio cuasi-público, pero un día me propuse no escribir sobre un proceso de adopción que parecía interminable hasta que la historia llegara al final. Para el día a día ya teníamos al blog consorte Colorín.

Antes, en los comienzos de este blog, hace casi dos años y medio, escribía más o menos en clave sobre nuestros primeros intentos biológico-experimentales para lograrlo. Cientos de inyecciones, miles de euros, millones de frustraciones. Todo en silencio, comiéndonos muchas cosas para que no se notara ni afectara a nuestro entorno. Y de ahí, el camino a África tras una decisión meditada pero veloz.

Hoy los hemos visto, por primera vez, en fotos. Emoción indescriptible, como si se tratase de la primera ecografia. Pero éstas son en color, con miradas, con sonrisas. Cuando los niños no vienen de París, las alegrías vienen desde Etiopía.

miércoles, 28 de octubre de 2009

El cliente siempre tiene la razón.

Es la primera vez que me pasa. Te encargan un tema, lo preparas, lo ganas y te piden la factura. Evidentemente, esto no es la primera vez que me pasa (de vez en cuando me da por ganar pleitos, fíjate tú), pero si lo que le sigue.

Miro los honorarios de eso que llaman Colegio, me parece indecente cobrar esa cantidad por ese trabajo. Entiendo, en ese momento, que efectivamente debe ser cierto eso de que hay gente que hace dinero dedicándose a ésto. Debo ser el último idiota de la profesión, y no será porque no hayan idiotas. Aplico un porcentaje de descuento a la cantidad. ¿Clavar al cliente dándote igual si vuelve otra vez o rebajar la factura para fidelizarlo? Siempre he optado por lo segundo (otra cosa es que al final paguen -hoy le he mandado un email a uno: o me pagas o me cago en tus muelas-).

Factura en un sobre cerrado, confidencialidad ante todo. Pues va el cliente y en lugar de quejarse, me dice que nada de aplicar descuentos, que le pase la factura con la cuantía indecente. Vivir para ver.

Toda mi vida he sido un chico obediente. El cliente siempre tiene la razón.

sábado, 24 de octubre de 2009

Mi hermanilla (de plátano)

Hipocresía bancaria.

Iba a escribir sobre el derby de baloncesto que viví anoche en el Ríos Tejera de La Laguna, no desde el punto de vista de cronista deportivo, sino desde la perspectiva de aficionado primerizo en ese espectáculo insertado entre los aficionados del equipo visitante. Fantástico, por cierto, sin ningún tipo de tensión deportiva pero con un calor indescriptible en las gradas. Sólo diré, respecto a esto, que sigo pensando que el aficionado lagunero es un ser fanático, exaltado y que reafirmo mi manía hacía los equipos que visten de amarillo.

Pero a lo que vamos. Esta mañana he ido al banco a cobrar unos mandamientos de pago del Juzgado por unas costas ganadas a los malos. He ido de sábado, vaqueros, camiseta y mi ya típica barba. El caso es que ya no puedo verme sin ella, cuando me afeito no me reconozco en el espejo y como en casa no me ponen pega ninguna a seguir con ella, pues con barba seguiré hasta que me aburra. Además, está de moda: ¿No han visto a Beckham?

Me planto delante de la ventanilla de pagos y le pregunto al sujeto, que también iba de sábado campestre, si me pagaba presentando el pasaporte (perdí el DNI vete a saber cuándo y dónde), respondiéndome que sólo si le presentaba la denuncia por la pérdida del carnet. "Lo he perdido, no me lo han sustraído", le respondí, a lo que el sujeto bajo la cabeza y pareció mascullar algo entre dientes.

Pero como la hipocresía humana no tiene límites, a los 30 segundos y mientras inspeccionaba el contenido de los mandamientos, me dice "¿eres letrado?" y acto seguido empieza a venderme las bondades de su banco, de la necesidad de hacerme una cuenta especial para abogados, de lo cómodo que sería, etcétera. De hecho, tras darme el dinero, dejó desatendida la ventanilla y a las 3 personas que hacían cola para ir hasta el fondo de la oficina a buscar un panfleto publicitario sobre las maravillas que me ofrecería el banco en cuestión.

Manda huevos. Dos minutos antes no me iba a pagar el dinero porque no le presentaba una denuncia sobre la pérdida del DNI y, cuando comprueba mi profesión (y, fundamentalmente, la posibilidad de hacer negocio) pierde el culo por atenderme.

Pues ahora lo tengo más claro aún. Si a los bancos, ni agua, a ese mucho menos.

jueves, 22 de octubre de 2009

Foto con final abierto.

Casimiro Curbelo, presidente del Cabildo de La Gomera, y Paulino Rivero, presidente de Canarias. Hagan sus comentarios....¿qué están haciendo estos dos pollos en la foto?

a) Acaban de marcar un gol y se besan el anillo.
b) Se están quitando un trozo de carnefiesta de los dientes con un palillo.
c) Se creen que nos chupamos un dedo y predican con el ejemplo.
d) Están mamados en medio de una boda.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Otro día de la marmota.

Como dice el que se echa unas risas a mi costa (y yo a la de él) sobre mi abstemia voluntaria, si no he escrito nada estos días es porque no he tenido nada que contar. La verdad es que esta mañana me he levantado con la sensación de ser otro "día de la marmota", o sea, la repetición de la repetición del día anterior, lo cual hace apasionante (nótese la ironía) el despertar de cada día. En fin, qué le vamos a hacer. Otra mañana perdida en el Tanatorio de Justicia y una tarde de cuatro horas seguidas de consultas, una detrás de otra, siendo abogado, psicoanalista y cura confesor.

Esta mañana, un taxista caradura, licencia 678 de Santa Cruz (aviso a navegantes) nos ha dado un tour turístico por la ciudad para hacer un recorrido de menos de 10 minutos. Todo por algo más de 4 euros para hacer una distancia, al menos, 1 euro más barata. Y encima el taxi apestaba e iba fatal de embrague.

Por la noche, tras llegar sobre eso de las nueve, una recomendación televisiva. Canal Viajar. Programa "Oz y James brindan por Gran Bretaña", en el que un crítico de vinos irlandes y un excéntrico periodista inglés viajan con su caravana, tirada por un Rolls Royce, en búsqueda de la bebida que mejor representa a Gran Bretaña. Vamos, que se pasan todo el programa bebiendo cervezas de todo tipo. Recomendable 100%.

martes, 13 de octubre de 2009

Dormir bajo las estrellas.

Las sensaciones de pasar cuarenta y ocho horas en Las Cañadas del Teide son múltiples, difícilmente descriptibles.

Sentarse en una hamaca, arropándose con una manta del frío seco, mirando sobre nuestras cabezas millones interminables de estrellas en una noche casi sin luna. Sentirse gigante observando todos los ángulos de la isla a nuestros pies desde casi 3600 metros de altura mientras casi tocamos con la punta de los dedos el pico del volcán. Caminar por senderos empedrados de fuerte desnivel por los que el único sonido que se escucha es el la piedra pómez crujiendo bajo las suelas. Ver el espectáculo de la puesta de sol tras las paredes del circo de Las Cañadas, tiñiendo de rojo otoñal los roques de García. El olor a azufre de la cumbre. El ardor de unos labios cuarteados por el sol y la humedad. Andar sobre paisajes marcianos rodeados de esqueletos de tajinastes que en primavera habían estado en flor.


¿Hace falta salir de la isla para disfrutar de lo inédito? No. Sólo cuarenta y ocho horas para descubrir que el Teide no es ese sitio donde ir a pasar un rato del domingo, ver el paisaje del camino, aparcar el coche, asomarse al Llano de Ucanca y regresar para tomar café en el Puerto de la Cruz. El Teide es para caminarlo, ver lo que siendo isleños se nos escapa a nuestros ojos, pasar la noche allí y comprobar como eso que llaman Vía Láctea existe sin dejar de pedir deseos al paso de las estrellas fugaces.

PD: La foto es mía. Habrá más.

lunes, 12 de octubre de 2009

Una de Ibérico.

Casi podría llegar a afirmar que lo mejor del Parador de Las Cañadas no es el hotel, ni el entorno en el que se encuentra, sino el maitre de su restaurante. Comer allí es una gozada, no sólo porque por el ventanal nos vigila imponente el Teide, sino porque la calidad de la carta es simplemente espectacular.

El sábado compartimos minutos de almuerzo (de espacio vital, ojo) con la ministra Cristina Garmendia, que pasaba por allí desconocedora de la reivindicación presupuestaria que más abajo, en este mismo blog, hacía el comensal de la mesa de detrás. El domingo, el repelentísimo y más cursi que Colorín, Juan Cruz compartía mesa con Manuel Vicent, una periodista de Televisión Española (el presentador del Telediario del fin de semana es bajito....), dos sujetos sin identificar y una señora con una gorra azul con letras colgada en su silla, en la que podía leerse "Ser portuense".

El sábado, al llegar al restaurante, se nos presentó el Maitre, con señor bajito con aspecto de gnomo rubio. Tras entregarnos la carta, el recitar de las viandas a degustar era seguido por un "será un placer" por su parte.

El sábado, ligeramente pasadas las nueve de la noche, nos sentamos en la mesa previamente reservada, con absurdas vistas a los reflejos del restaurante, ya que aunque de frente estaba el Teide, como es lógico a esas horas, fuera no se atisbaba el más mínimo resquicio de luz.

"Buenas noches, señores. Su habitación es la 115. ¿Qué van a tomar?".

Tras minutos de deliberación habiamos decidimos no tomar aperitivo (el almuerzo había sido opíparo), sino pasar directamente al plato principal, pero para el señor Maitre eso era inconcebible: "Eso no es forma de aprovechar la pensión completa, señores. Les podemos poner media de almogrote con queso fresco."

Esa sugerencia fue seguida con un gesto de desaprobación por mi parte y con un "umm, no me gusta el almogrote". A esa frase, el maitre-gnomo respondió rápidamente. Puso una de sus manos sobre la carta que reposaba sobre la mesa y espetó "Pues yo pongo ahora la mano aquí y usted me clava un tenedor, que tampoco me gusta".

Ésta es la mía, me dije. "Bueno, pues nos va a poner un plato de ese jamón ibérico (veintipico euros) de la carta". Eso no va incluído en la carta de la pensión completa, se apresuró a decir....para decir a continuación "pero me voy a hacer el escandinavo y voy a colar un poco de jamón como plato incluído".

Pues con esas, tocaba esperar por el poco de jamón. Al par de minutos apareció el camarero de Carabobo, chaleco amarillo, con un platito con dos montaditos de ibérico. Otro par de minutos para tragarlos. Pues bueno, el maitre se ha enrrollado, pensé. Y pensé mal.

A los cinco minutos, el camarero del fajín rojo, vestido de mago de la Orotava, nos suelta sobre la mesa un plato de cuarenta centímetros de diámetro lleno de jamón. Lonchas finas, jugosas, olorosas.

"Eeehh....ummmm.....creo que hay un error. Esto no es para nosotros.....ya nos han traído el jamón.....", dije con la cara más roja que el jamón del plato.

"No, señor. Lo de antes era el aperitivo."

Toma, toma. Un plato de ibérico que perfectamente podía haber dado de comer a toda la sala diciendo cómeme sólo a mi. Si no estaba todo el cochino en el plato, poco le faltaba. Una hartada de colesterol.

Cumplió el maitre. El ibérico apareció en el plato y no en la factura. Pena no haber podido despedirnos de él para agradecerle el gesto.

viernes, 9 de octubre de 2009

Malgastado euro.

Es una pena que las decenas de excelentes profesionales del periódico "El Día", el más vendido del archipiélago, tengan que soportar que el diario se haya convertido hoy en una edición del semanal "El Jueves". Viendo la portada de hoy, a colación de la visita del Consejo de Ministros a las islas, ya podemos comprender porqué hay una mancha de mierda flotando frente a las costas de Santa Cruz. Son los restos de la tinta.

Obama, premio Nobel.

Barack Obama es como la salsa de todos los platos. Está en todos sitios y todos quieren estar con él. Esa foto, ese apretón de manos, se cotiza a precio de barril de Brendt. Y hoy van y le conceden el Premio Nobel de la paz. Parece que a los de la academia sueca esa también les mola sacarse una foto con el primerpresidenteafroamericano de la histora de los usamericanos.

Es curioso que le den el premio Nobel de la paz al presidente del estado que fabrica y vende el mayor porcentaje de armas de guerra del planeta. O al presidente de un estado donde existe la pena de muerte o el uso libre de armas de fuego. En ninguna de las tres cosas, por ejemplo, ha hecho nada para abolir esas situaciones.

El presidente del país que mantiene más tropas en Afganistán y en Irak, que está en conflicto con Corea del Norte, que mantiene el bloqueo a Cuba, que no recibe al Dalai Lama en la Casa Blanca para no entorpecer sus relaciones con el demcrático régimen chino, que mantiene abierto Guantánamo,..... premio Nobel de la paz. Manda cojones.

¿Qué va a ser lo próximo? ¿Leyre Pajín, Miss mundo? ¿Francisco Camps, premio al juego limpio? ¿Belén Esteban, premio Emmy?

Que paren el mundo que yo me bajo aquí. Si don Alfred levantara la cabeza mojaba toda la pólvora de la dinamita que inventó.

martes, 6 de octubre de 2009

Españoles por el mundo.

Viendo el programa "Españoles por el mundo" (La 1, martes noche), da la sensación que toda la comunidad española fuera de las fronteras del país es inmensamente feliz. Todos viven en ciudades de ensueño, trabajan en lo que les gusta y han huído casi definitivamente de sus rutinas y de las miserías de su tierra natal. Lógicamente la imagen debe estar destorsionada. Si hicieran un programa de "españoles en Mongolia" o "españoles en Guinea Conakcry" posiblemente la percepción fuese diferente.

Pero quedémonos con lo positivo. Yo también quisiera irme al extranjero, montar un restaurante de comida española en un país más o menos lejano (la distancia no importa), tener colgada en al habitación una bandera rojigualda, una gitana sobre el televisor y emocionarme escuchando a Manolo Escobar. Si se me va a quedar la cara de pollaboba feliz que tienen los de la tele, empezaré a pensar en sacarme los pasajes.

A ver si elegimos país y nos piramos.

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Alegría de vivir.

A las dos y pico de la tarde, tras subir la escalinata y esquivar el férreo (nótese la ironía) control de la Guardia Civil, el hall de entrada a la Subdelegación del Gobierno sólo estaba habitado por algún que otro funcionario paseante y un grupito de mujeres de la limpieza que se alongaban en la puerta trasera apurando sus cigarros. Si a esa hora no se tienen demasiadas ganas de trabajar, tampoco vamos a crucificarlos por ello.

A mano derecha, mirando desde la entrada, se encuentra el hábitat natural de un especimen animal a estudiar: el funcionario del registro. Allí, agazapado tras la pantalla de su ordenador, acecha a su pŕoxima víctima. De mirada inquietántemente mortecina, que intenta disimular tras sus gafas redondas de culo botella, el funcionario del registro espera impaciente para desarrollar su apasionante labor.

A las dos y pico de la tarde, con apenas unos minutos para terminar una activa jornada laboral, recibe con alegría a su última víctima. Va de gris, foulard malva y pantalón negro. El cazador la mira de reojo y un sólo gesto suyo sirve para que aquella, intimidada por su presencia, tome asiento. Ni una palabra, ni una mirada más.

El funcionario del registro, con hábil maña, mira una y otra vez el fleje de papel que se le presenta delante, analizándolo con desabrido interés, como si de él dependiese la resolución del conflicto. Es en ese momento cuando hipnotiza a su víctima con la mejor de sus armas: su afilada mecanografía. 180 pulsaciones por minuto, la mejor marca mundial de su oposición, el orgullo de su padre, las lágrimas de su madre. Una gacela del teclado, piensa, mientras pasa los papeles por una máquina que sustituye al tradicional sello de caucho. El sonido del artilugio señala el final de su labor. Devolución de la copia, nueva mirada desangelada y un sonido apenas audible que sale de sus fauces. Ha cumplido eficientemente su labor. Cinco minutos incomprensiblemente interminables para dar entrada a un escrito de tres folios, plusmarca personal de la temporada. Ni una palabra, ni una media sonrisa, la más absoluta de las indiferencias hacía su víctima.

Mañana, cuando el reloj esclavizador marque de nuevo las ocho, allí estará, pasando con inusitada ilusión la tarjeta que registrará su entrada a otra nueva y apasionante jornada donde, quienes le visiten, podrán disfrutar de su amabilidad, cortesía y alegría vital.

PD: En este video presentamos una fiel recreación de su trabajo.

Adivinanzas visuales (sólo para entendidos)





martes, 29 de septiembre de 2009

Otra de humor.

Como hoy martes me ha dado por el festival semanal del humor (del bueno y del malo), además de la foto que antecede a esta entrada, me gustaría comentar una noticia con la que me acabo de topar: "La crisis obliga a reforzar los Juzgados de lo Social"

[...]Las medidas consisten en un plan de choque destinado a normalizar el funcionamiento de estos órganos mediante la reducción de los asuntos pendientes y con objeto de agilizar los juicios y dictar resoluciones definitivas en los procedimientos por despido [...]"

¿No es de risa? La amarga experiencia de los refuerzos de los Juzgados de lo Social en Santa Cruz de Tenerife no sólo no ha reducido el número de asuntos pendientes, no sólo no ha normalizado el funcionamiento de nada, sino que lo que ha hecho es masificar aún más el desesperantemente lento sistema judicial con unos juzgados virtuales constituidos por un tiempo de seis meses que, al desaparecer, sueltan su carga de trabajo en el Juzgado de origen.

En un puñado de semanas, el refugio anti-aéreo de lo social tendrá otra nueva oficina judicial "de refuerzo" en otra calle, en otro edificio. La amplitud de miras de la Dirección General de Justicia del Gobierno de Canarias ha sido tal que en apenas cinco meses el actual local se ha quedado pequeño. Pero no nos quejemos, ya el Colegio profesional de delatores nos había dado la solución: si encuentran otro local mejor, díganlo.

Lo que si está claro es que se agilizarán los juicios, sin duda, porque habrá que salir cagando leches de un edificio para llegar a tiempo al otro.

Siempre con protección.


Para que luego digan que la píldora postcoital es lo más....

PD: Gracias por la foto, Gonzalo.

jueves, 24 de septiembre de 2009

Desdoblamientos de personalidad.

L. mantiene desde hace tiempo, él sabrá por qué, que tengo una psique compleja y que lo próximo que le queda por descubrir es si soy esquizofrénico o un psicópata, que conmigo es con el único que no se ha enfadado ni ha quitado el habla (cierto, porque hasta a la dueña del Colorín le quitó el habla durante una temporada) y que tengo el mismo encanto social de un psicópata. Cosas del aburrimiento.

Todo esto a cuenta de una imputación de desdoblamiento de personalidad que, según él, el aquí firmante había cometido en este blog en el post titulado "Chivatos", creando un presunto comentario anónimo en el que se imputaba el consumo de zumos de cebada los viernes al mediodía en comandita por parte de determinados elementos. Me ha costado un poco, lo reconozco, hacerle ver que yo, no sólo no escribí ese comentario, sino que jamás he creado comentarios falsos para darle vidilla al blog. A mi que me lean, que se cree debate, que se levante polvasera me da lo mismo.

Pero no, no escribí ese comentario ni escribo anónimos en mi propio blog. Conozco a un personaje, al que ya dediqué un post, que en su blog futbolero de un periódico de tirada local se dedica a escribir anónimos múltiples para aparentar movimiento de lectores, lo cual le han transformado en un sujeto odioso. No es mi estilo, lo siento. No tengo ese afán de protagonismo.

A mi el blog, este blog, ya me costó un despido. Qué miedo, qué reparo, puede tener una persona que ya ha pasado por eso para esconderse bajo un anonimato para decir lo que no se atreve a decir con su nombre y apellidos. Si yo quisiera decir lo del comentario cervecero, créanme, lo hubiese escrito con dos cojones.

Así que las cosas claras, el chocolate espeso y las camisas de fueza blancas.

PD: Antes de todo eso, el "hermano" de L. (que ha sido convenientemente bautizado como "V., mihermano"), me ha afrontado, me ha estirado la mano y me ha saludado diciendo "Hola tóxico". Cria fama....

jueves, 17 de septiembre de 2009

Chivatos.

Si hay un personaje al que siempre he detestado, ese es el chivato, el soplón, el que, como define acertadamente la Academia de la Lengua, "acusa en secreto y cautelosamente". Simplemente puedo decir que me producen náuseas.

El Colegio de Abogados de Santa Cruz de Tenerife, 70 € cada dos meses de cargo en cuenta, fomenta y alienta al chivato. Remite un correo electrónico a sus colegiados diciendo que, ante las "quejas verbales" de determinados elementos hacia dos jueces señalados, "se interesa de todos los compañeros que hubieran podido ser agraviados o hubieran presenciado agravios a algún compañero, por su comportamiento, nos lo hagan saber a los efectos de tomar las medidas que en su caso fueran procedentes". O sea, quieren que sus propios compañeros sean vulgares soplones policiales del tres al cuarto frente a la actitud cobarde, de niño llorón, de quienes dicen considerarse agraviados por el comportamiento de dos jueces y no son capaces de dar la cara con nombres, apellido y por escrito. No. Se esconden tras el anonimato, no tienen los huevos suficientes de elevar queja por escrito y encima pretenden esconderse tras sus soplones.

No seré yo quien defienda a los jueces señalados. Una no sé ni quién es. Con el otro celebro semana si, semana también y, siendo tremendamente especial (dicho sea en términos de Venia), jamás me he sentido ofendido por su actitud hacia mí en sala. De hecho, creo que su intemperancia en ocasiones más que ofender a alguien le puede perjudicar a él mismo. Y si lo llegase a sentir, o bien me sentaría a hablar con él o bien elevaría queja formal. Lo que no haría es ir corriendo, como el niño al que han pegado en el recreo, a quejarme a la "seño" o usar chivatos delatores. Lo dicho: ne-na-zas.

Para esto sirve nuestro Colegio. En lugar de para tratar estos temas con delicadeza, con privacidad, con firmeza, sirve para tratarlos intentanto matar moscas a cañonazos, señalar cobardemente con el dedo y apoyarse en chivatos. Si ser un chivato es el concepto de corporativismo/compañerismo que fomenta el Colegio, a mi que me borren.


P.D: Por cierto. Al mismo Magistrado Juez ya es la tercera vez que lo señalan desde el actual equipo de Gobierno del Colegio; dos veces en la revista, una en este correo. Parece que alguien desde dentro le tiene cierta inquina. Me huele a algo personal.

martes, 15 de septiembre de 2009

La parada de las focas.


Las horas transcurridas entre las 2 y las 8 de la tarde han sido, probablemente, las menos productivas (a niveles de producción laboral) y absurdas (a todos los niveles) de los últimos tiempos. Mientras que la mañana tuvo más de 6 horas de trabajo de despacho sólo interrumpido por el sonido de las tripas a mediodía, que ya no aguantaban el nesquick frio y la tostada de las 7:30 de la mañana, la tarde.....ay la tarde.

Poco después de las tres y cuarto el coche me llevaba, autopista hacia el norte, al Puerto de la Cruz, donde debía pasar consulta. Y digo bien, debía. Tras casi 40 minutos de volante (sacar el coche del garaje, tomar la autopista, esquivar a algún que otro energúmeno y buscar aparcamiento) a las 16:00 estaba entrando por la puerta de la oficina. Puntualidad británica. La misma puntualidad con la que salí por la puerta 15 minutos más tarde.

Sólo un señor, para recordar un juicio y decirle que necesitaba un testigo. No le gustó nada la petición, a lo que le respondí "yo soy abogado, no saco conejos de las chisteras, haga lo que le parezca."

Así que con el viaje perdido, regresé a La Laguna. Una hora de ida y vuelta para 15 minutos de oficina. Vaya negocio.

A la vuelta, un atasco en la rotonda de entrada por San Benito: tres señoras, con sus chalecos amarillos, que se habían dado un leve roce con sus coches y, en lugar de apartarlos a un lugar que no entorpeciera el tráfico, se plantaron, por sus santos ovarios, en el centro de la calzada. Al final, sería premonitorio de lo que ocurriría horas más tarde.

De vuelta al despacho, pasadas las 5 y media de la tarde, desubicado y con el ritmo perdido, no me salía nada, en parte por culpa de la actividad frenética de la mañana, que me había permitido limpiar la mesa de papeles., en parte por lo tonto del viaje de ida y vuelta. Conclusión: a eso de las seis menos algo nos fuimos a dar un paseo y a merendar.

Y como llevaba casi una semana sin pisar la piscina, qué mejor que rematar la tarde yendo a hacer unos largos-cortos de los mios. Bañador ceñidito para mostrar lorzas, gorrito ridiculo y gafas. "Hoy hay partido del Madrid....no habrá ni dios...", me dije. Iluso. Hombres, pocos, pero sus mujeres, todas.

De las 8 calles de la piscina, 2 eran "calle rápida", o sea, para los tarzanes de turno (no entro en el perfil), 4 calles para cursos de natación (sé nadar lo justo para flotar, así que no me hacen falta) y 2 "calles lentas", las que debe utilizar un tipo que a la tercera brazada ya está echando espuma por la boca. De las dos calles, la más próxima a la escalera de entrada, estaba atestada de señoras mayores, focas marinas embutidas en Speedos negros, ballenas varadas en los bordillos de ambas orillas de la pila. Ni se movían ni dejaban moverse.

Aquellos mamíferos marinos me estaban tocando lo que no suena, así que lo intenté en la calle de al lado. Imposible. Como la primera de ellas estaba tomada por la simulación de suicidio colectivo de ballenas y cachalotes, la segunda calle contaba con hasta 7 nadadores que se chocaban entre si intentando pasarse unos a otros, mientras de frente les aparecía algún nadador suicida. Simplemente imposible hacerse paso.

Conclusión: tras tan sólo 3 viajes a braza de 25 metros cada una, sali de la pila más caliente que el cenicero de un bingo. No me extrañaría que, con la calentura ciega con la que salí de allí, el agua de la piscina empezara a ebullir. Total, que fui a la piscina y lo único que logré fue ducharme.

Malditas ballenas. Para que luego digan que los japoneses hacen mal su trabajo.

viernes, 11 de septiembre de 2009

Belén Esteban o el triunfo de la mierda.

Vivir del cuento durante una temporada. es fácil Hacerlo durante una década es dificil. Me temo que, visto lo visto, lo hará durante toda su vida. Vivir sin pegar golpe, vendiendo la vida privada por el mero hecho de haberse quedado preñada de un torero y pasear chabacanería por los platós de televisión, no tiene mayor mérito que el de aprovecharse de una televisión hecha a la medida de la gente. Que la tele da lo que el público quiere, no hay duda. Porque esta sociedad falta de educación, desinformada y enmerdada merece que personajes como la Esteban sean iconos televisivos del siglo XXI.

¿Qué esperamos de una sociedad llena de changas, chabacanos, elementos barriada, hijos del reguetón, gorras para atrás, pantalones caidos y tangas al aire? Porque el fulano con gorra y coche tuneado y la gordita que, sin pudor, se pone pantalones estrechos y enseña ombligo celulitico através de un top representan a gran parte de la sociedad. Las niñas quieren ser Belén Esteban, la "triunfadora" chica de barrio. Si ella pudo, nosotros-as, también.

Una madre coraje, la voz del pueblo. Del pueblo atontado que gasta minutos de su vida interesándose, y hasta echando lágrimas, por una vaga que vive del cuento de su hija y de la familia del padre de su hija. La princesa del Carrefour, la duquesa de la inmundicia humana más asquerosa secundada desde la pantalla por una banda de pseudo-periodistas, freaks y señoras de pueblo que, a cambio de un bocadillo y de ver a su ídolo de cerca, se prestan a hacer de payaso como público vociferante. El glamour de la defecación.

Pero, en todo caso, y sea cual sea el color político, sea el pais que sea, esto los tiene entretenidos. Pan, circo y payasos. ¿Me entiendes?

jueves, 10 de septiembre de 2009

Berlusconi, ese crack.

Lo reconozco, estoy empezando a ser fan de Berlusconi. Cada vez que le leo/escucho una patujada de las de él me parto de la risa. Es curioso comprobar como desde la progresista España los medios y partidos lo ponen a parir por sus excesos verbales y sus escarceos sexuales, mientras que desde Italia gana elecciones por mayorías absolutas, manteniendo al país dentro del grupo de paises más ricos del planeta y con una mucho menor incidencia de la crisis mundial en su interior que la misma crisis en España.

Hoy se ha disculpado de unas declaraciones de hace un año donde decía que Zapatero, además de darle explicaciones a su mujer, encima tenía que hacerlo con las seis mujeres que tiene en el que calificó como "gobierno rosa", diciendo que "Yo en Italia soy muy conocido por ser un gran admirador de la otra mitad del cielo, así que cómo iba a criticar yo a quien ocupa un sillón de ministra. El mayor regalo que ha dado Dios al hombre son las mujeres. Así que cómo podía el primer ministro de Italia, la patria de Casanova y de los playboys, criticar a las ministras".

Buenísimo: se disculpa con unas declaraciones más machistas si cabe. y delante de las ofendidas. Con dos cojones. Y lo hace de forma natural, sin forzar poses políticamente correctas, seguramente porque con sus setenta y tantos está de vuelta de todo.

Berlusconi pasa sus ratos con rubias de pago en sus villas privadas. El gran mal de este político, a decir al menos de la prensa española, es que se acuesta con señoritas de pago y se monta juergas con tias en pelotas por el jardín. Y qué, me pregunto yo. Porque, digo yo, a los contribuyentes poco nos importan las aventuras de alcoba de nuestros políticos, siempre que sea con su dinero.

John F. Kennedy, se dice, se cuenta, se comenta, era un putero empedernido y son conocidos sus escarceos extraconyugales y, sin embargo, políticamente nunca se le ha juzgado por su vida privada. También se entiende: se le considera un icono de la pseudo-izquierda (se estaría revolviendo en la tumba si lee que le vinculan con la izquierda) y esos, ya se sabe, tienen barra libre.

Porque lo hipócrita, lo cínico, es leer y escuchar a los medios progres atizando a Il Cavaliere por la publicación de fotos de sus fiestas, sin pararse a pensar que sus totems políticos, y los de la derecha, probablemente también tiene sus queridas, se van de putas o se meten polvo blanco en los baños del Congreso. Pero ojos que no ven....

Qué más me da a mi si ZP se la pega a Sonsoles, si Rajoy tiene no tiene canas en la barba sino restos de cocaína, o si a Llamazares le gustan las señoras obesas. Si yo fuera Berlusconi, con su edad, con su dinero, en sus propiedades, seguiría haciendo y diciendo lo que me diese la gana antes de pecar de hipócrita.

PD: Ah, por cierto, felicidades Tita Oli y tito Joseramón.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Nueve del nueve del nueve.

Llevo unos días bajo de ánimo y no sé por qué. Me siento tristón sin tener motivo aparente. No, no se trata de depresión post-vacacional, eso se lo vamos a dejar a los funcionarios, siempre tan atareados y de buen humor ellos.

Será que los días empiezan a ser más cortos, será que empieza a refrescar en La Laguna, donde ya apenas se ve el sol, será que pierdo fuelle como escritor bloguero y cada día me motiva menos, será que ayer el ordenador portátil con el que trabajo dijo basta y se apagó para no volver....será. Lo único cierto es que no tengo una razón objetiva.

En esta media semana, por el pasillo ancho de la sala de espera del Juzgado-tanatorio, no he encontrado nada, ni nadie realmente motivante. Siempre las mismas caras, siempre con sus mismas neuras, siempre con sus mismas prisas, siempre con sus mismas conversaciones, siempre con sus mismos tópicos. Esta mañana, haciendo la habitual hora de espera para que me tocara el turno de carnicería en la sala 4, recorrí el pasillo de punta a cabo siete veces en busca de alguna conversación que me escondiera de un rumano gigantón y de su ex-jefe, un italiano dedicado a negocios turbios en esa pequeña Sicilia llamada Playa de Las Américas. Al final, hasta el rumano, chapurreante de castellano, tenía mejor conversación.

A mediodia, caminando por la calle, me crucé con M.S. Ambos íbamos abstraídos con un par de cascos en las orejas escuchando alguna de nuestras músicas favoritas y apenas acertamos a hacernos un gesto con la mano. Tiene buen gusto M.S. para la música, entiende, tenemos muchos gustos comunes y es un tipo que se sale del grisaceo medio del colectivo. Merece mucho la pena este M.S.

Por la tarde, cuatro horas seguidas de consulta, sin parar, que evitaron que pudiera acudir a echarme unos largos en la piscina, donde me he acostumbrado, a la fuerza a ir. Mañana.

Un 9 del 9 del 2009 para olvidar. A ver si los matados que están apostados debajo de la ventana del salón, al calor de la hamburguesería colombiana del toldo naranja, se van a la cama y dejan de darme el coñazo.

jueves, 3 de septiembre de 2009

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Regreso.

Esta mañana en el Palacio-Tanatorio apenas había nadie. A las nueve menos poco ya pululaba por los aledaños J., el de la corbata minimalista. Y es que los profesionales, aunque tengan juicio a las 09:00 no se les permite acceder al local hasta las 09:00. Hoy, excepcionalmente me han permitido entrar a las 08:59 porque, palabras textuales de la vigilante, "en lo que relleno la ficha se hacen las 9".

Sólo una sala operativa hacía que apenas cuatro o cinco de los habituales estuvieran por los pasillos. Al menos los habituales de hoy eran los conocidos de siempre, aunque la conversación no fue demasiado fluida con ellos. Debe ser cosas de la depresión post-vacacional. Mañana se incorpora a las actuaciones estelares otro juzgado, así que la cosa se animará algo más, como es habitual.

domingo, 30 de agosto de 2009

miércoles, 26 de agosto de 2009

Conclusiones veraniegas.

1º.- Ni genética, ni leches. Se me está cayendo el pelo y se me empieza a ver el cartón. No se hasta donde llegaré, espero no quedarme con la coronilla con menos pelo que el chichi de una muñeca, pero eso de ir dejando pelo pegado en las toallas tras casa ducha no me está gustando un pelo (nunca mejor dicho). Visto desde arriba y con luz cenital la realidad es inequívoca. Sólo me queda la dignidad.

2º.- En la playa tengo que meter la barriga para adentro. Me está saliendo tripa (bueno, saliendo no, desarrollándose más), me cuelga sobre la goma del bañador, bajo el ombligo. Es dificil caminar metiendo barriga al más puro estilo Marc Ostarcevic, pero no encuentro, dentro de mi vagancia, ningún tipo de solución. Cada vez más me cuesta el esfuerzo físico tendente a bajar de peso... y más me vale porque he cogido 3 o 4 kilos en apenas 2 semanas. Ver la báscula hoy por encima de los 75 kilos me ha supuesto un shock.

3º.- En casi 3 semanas no me he acordado de nadie, ni nada, de lo que ocurre, ha ocurrido u ocurrirá de la Cruz de Piedra para abajo. Apenas hemos entrado en Santa Cruz, la capital mundial del mal, que saca lo peor de mi mismo, con su olor a refinería, su vista al mar de contenedores, sus atascos y su tanatorio provincial de justicia.

Me quedan un par de días. A por ellos.

martes, 25 de agosto de 2009









28 grados norte, 17 grados oeste.

A 28º 5' 0.16''N, 17º 20' 13.59''W la vida se ve de otro modo. La rutina no es monótona, al contrario, se busca con insistencia dia tras día. Desayuno breve, paseo de una hora antes de que el sol se ponga en lo alto, baño de mar y de sol, ducha para eliminar los rastros del salitre, almuerzo opíparo, siesta, nuevo baño de mar mientras se observa como en el horizonte despejado el sol se esconde, nueva ducha, cena frugal y paseo. Así todos los días durante una semana. Salitre y sol.

No hace falta irse lejos para disfrutar de tranquilidad, naturaleza y bellezas naturales. Está ahí al lado, más cerca de lo podía imaginar. Ya iré contando.

A 28º 29' 23.14''N, 16º 19' 21.11''W se encuentra la realidad de un cuatrimestre que se nos ha de presentar como el más apasionante de nuestras vidas.

jueves, 13 de agosto de 2009

Hacer un "lizun".


Esta mañana me levanté temprano para lo que se estila cuando uno está de vacaciones. Lo normal es que el sujeto vacacional se levante de la cama tarde, recuperando eso que llaman sueño atrasado, pero como tampoco he sido de grandes madrugones durante el curso acabado, puedo permitirme el lujo de no vegetar en la cama durante muchas horas.Los fines de semana, sin embargo, ya es otra cosa.

A las diez y media de la mañana ya había terminado las labores del hogar que toca hacer cuando uno tiene que asumir el rol de amo de casa en situación de Rodríguez a tiempo parcial y cuando he mirado el reloj de la cocina me he preguntado qué hacer hasta la hora de la comida. A esa hora decidí ponerme un pantalón corto, una camiseta de deporte y hacerme un "lizun".

En casa hemos hecho habitual el uso del término "hacerse un lizun" para definir la acción de ponerse a caminar durante larguísimos ratos y distancias. Si encima luego lo cuentas, el "lizun" está completo. Quien da nombre al término (no creo que nunca te hayan hecho un homenaje de este calibre) ya sabe a qué me refiero. Hacerse un "lizun" también podría servir para definir la acción de meterse 175 largos de piscina olímpica mientras se ve amanecer, pero uno no tiene ese punto de masoquismo antropológico.

Salí de casa con el objetivo claro: partiendo desde mi casa hasta llegar al Alcampo que está en Guajara. Según el google maps, prácticamente 5 kilometros a pie de ida y otros 5 de vuelta. En 35 minutos bajé de San Benito hasta La Milagrosa, de ahí hasta la rotonda de salida en Lora y Tamayo y Camino de San Bartolomé de Geneto hasta el centro comercial. Por el camino, sólo coches (uno hasta me saludó, respondí amablemente y me pregunté durante algunos metros quién coño sería), mucho piche y un sinfín de chalets adosados de colores. Tras comprar dos tonterías y visualizar a la fauna autóctona que pululaba arrastrando carros verdes de plásticos cargados hasta los topes por el lugar, mismo camino de vuelta. Eso si, cuesta arriba, los 35 minutos de ida se transformaron en casi 50 de vuelta.

Esta tarde he tenido que preguntar qué día de la semana era, porque ha sido quitarme el reloj de la muñeca y perder la noción del tiempo, al menos del tiempo semanal. Para que luego digan que el trabajo dignifica...

miércoles, 5 de agosto de 2009

Persiana bajada.

Cerca de las 13:30 salió por la puerta de la destartalada habitación la última persona a la que debía recibir hoy. Han sido siete personas, todas con problemas distintos, las recibidas en una habitación de unos seis metros cuadrados con mobiliario de los setenta deteriorado por el inexorable paso de los años, un ventilador removiendo aire caliente sobre un mueble de puerta amarilla en la que luce una vieja pegatina alusiva al Frente Polisario y el suelo lleno de una especie de semillero de hojas menudas del aŕbol seco que se ve por la ventana. Muchas tardes las paredes son testigos de lo que parecen movimientos violentos de las docenas de palomas que se amontonan en el solar trasero, el del árbol seco.

Cerca de las 13:30 salió por la puerta la última persona, de cuyo caso ya no me acuerdo, después de escucharle, tomar notas, hablar con ella y aconsejarle. Porque gran parte de la gente que acude lo hace a desahogarse, a buscar un abogado, un confesor y un psicólogo.

Esta tarde, tras archivar un par de docenas de papeles, dar número a algunos expedientes y de apagar el interruptor de la regleta donde están enchufados portatil, fax e impresora, he bajado las persianas y he guardado el maletín en el armario. Hasta el 30 de agosto.

Si me apetece, escribiré. Si no, no me olviden, que volveré. Hasta pronto.

martes, 4 de agosto de 2009

Pasárselo pipa.

Hay cosas que, dicen, sólo son posibles en Bilbao. Ya no sólo pueden presumir de afeitarse sin espuma (?), sino de usar paquete de pipas.....como preservativos. Como puede leerse en la edición digital de El Diario Vasco, en el Hospital de Cruces "los médicos atendieron a una chica a la que tuvieron que extraer de sus partes íntimas un paquete de pipas. La pareja había utilizado el envoltorio como método anticonceptivo al no disponer de un preservativo en el momento de mayor fogosidad".

Vamos, que les entró el apretón y él se acopló el paquete de Churruca al miembro. Y el gobierno abriendo el debate de la anticoncepción, con lo fácil y barato que lo han arreglado estos dos.

La duda, no obstante, está en el tipo de paquete que hayan usado. A saber:

puede haber sido uno normal....

O uno de "Don Blandito", toda una declaración del estado en el que se quedó el sujeto al intentar las labores de desacoplamiento......


O uno de pipas grandes, una auténtica fantasmada.....


Aún así, hay envoltorios preparados hasta para ser usado como anticonceptivo para el cibersexo......


Sea como sea, no cabe duda que, como decía el anuncio, se lo pasaron Churruca.

sábado, 25 de julio de 2009

Más largo que ancho.


Terminó la semana con la noticia de la traición de un sujeto que se decía ser amigo nuestro. Yo y una serie de compañeros de aventuras le habíamos dado cariño frente a la indiferencia que le brindaba el grueso de su profesión. Le abrimos nuestras puertas, supo nuestros secretos, fuimos cómplices de sus fobias, le sentamos a comer en nuestra mesa. Y un día, sin saber muy bien a cuento de qué, nos encontramos con la inexplicable sorpresa de una traición que, como todas las que son, fue soterrada y barriobajera. Como cantaba Rubén Blades, "las manos siempre en los bolsillos de su gabán pa' que no sepan en cuál de ellas lleva el puñal".

Perrito de gente rica, sólo tiene en la vida dinero y ego. Esa egolatría, de la que está enfermo, es la que le llevó a su acción pero también será la que le terminará de crucificar en un mundo tan sucio como en el que se sobrevive cual anguila en el barro. Ahora, víctimas que hemos sido, entiendo todos sus movimientos de reptil, las insidias hacia sus compañeros y ese trepar a costa de lo que sea y de quien sea que cultiva en su día a día. Una persona que fomenta el enfrentamiento entre terceros para su beneficio personal no es una buena persona.

Una tarde de julio, vacacionando, traicionó a quien llamaba sus amigos. Y se quedó más largo que ancho. Él sabrá el porqué.